EDGAR ALLAN POE Y VIRGINIA CLEMM

Poe y Clemm se conocieron en 1829. Eran primos y sus familias vivieron juntos por algún tiempo. El tenía veinte años y ella, siete. Virginia lo adoraba.
Obligado por presiones económicas, Poe abandonó la casa de su prima en 1835 y se trasladó a Richmond. Por entonces ya concebía la arriesgada y oprobiosa idea de casarse con Virginia. Pero entonces, uno de sus primos, se llevó a la niña a su casa, evitando un matrimonio prematuro.
La prosperidad financiera del escritor arruinaron los planes del primo que intentó obstaculizar la unión . En mayo de 1836, la pareja contrajo matrimonio. Ella contaba con trece años y él, 27. La madre de Virginia los apoyaba, ella también idolatraba a Edgar.
Todos los biógrafos coinciden que fueron felices. El amaba la ternura de ella, y ella, lo adoraba como a un dios.
Pero en mayo de 1846 comenzaron a manifestarse en Virginia algunos síntomas inquietantes. Había contraído tuberculosis, y por ese época, ya cursaba la fase final.
Poe, desempleado y sus cuentos sin venderse como esperaba, se desesperó. Recibió la ayuda de algunos amigos cercanos y los periódicos se hicieron eco del drama familiar.
El amor de Virginia tan intenso, tan puro y natural, que hasta en su lecho de muerte, cubierta por el viejo sobretodo militar del poeta, entrelazó la mano de su marido con la de una antigua amiga suya y la conminó "sé amiga de Edgar, no lo abandones jamás".
Virginia murió en 1847. Poe rehusó ver a su esposa en el féretro, y declaró que quería conservar el recuerdo de su rostro lleno de vida.
Poe se sumió en una depresión de la que nunca salió. Se cuenta que la gente solía verlo vagando en torno a la tumba de Virginia, ebrio, lunático y totalmente fuera de sí. Dos años más tarde murió en circunstancias extrañas, abandonado y hundido en la pobreza.
Pocos meses antes de morir, intoxicado por el alcohol y la morfina, corrigió una línea de su primer cuento publicado, "Metzengerstein", que lo había obsesionado tras la muerte de su esposa. Las ediciones posteriores, por respeto, conservaron esta corrección ya que en el original podía leerse una terrible profecía:


"DESEARÍA QUE TODO LO QUE AMO PERECIESE DE ESTA SUAVE ENFERMEDAD"

Comentarios

Entradas populares de este blog

GABRIELA MISTRAL Y ROMELIO URETA

ANTONIO MACHADO Y PILAR DE VALDERRAMA, AMOR SECRETO

ILSE KOCH, LA BRUJA DE BUCHENWALD