MALALA, LA ADOLESCENTE QUE SE ENFRENTÓ A LOS TALIBANES

"Que las mujeres sean independientes y peleen por ellas. Es tiempo de pelear".


Malala adquirió notariedad al denunciar al régimen talibán por asesinar a mansalva, por destruir escuelas y por prohibir la educación de niñas, entre los años 2003 y 2009.
Esta es una de sus escandalosas afirmaciones para la cultura talibán:
"La educación es un poder para las mujeres y eso es por lo que los terroristas les tienen miedo. Ellos no quieren que una mujer se eduque porque entonces esa mujer será poderosa.
Hubo un momento en que las mujeres pidieron a los hombres que lucharan por sus derechos, pero esta vez vamos a hacerlo por nuestra cuenta".
El nacimiento de los varones es celebrado y el de las niñas ocurre detrás de una cortina. El destino de las mujeres es la cocina, a vivir ocultas, a no poder salir a la calle solas, a transitar toda su vida con atuendos que la tapan por completo y a prepararse para procrear, preferentemente antes de los 18 años.
Cuando Malala comenzó a recibir amenazas, su padre decidió que ella debía tomarse un tiempo para resguardarse y callar. La muchacha se indignó y se opuso a su padre alegando que él le había enseñado a soñar y a luchar por una vida mejor.
"Así nuestra voz se multiplicará aunque la muerte llegue".
El 9 de octubre de 2012 fue víctima de un atentado en Mingora, cuando talibanes subieron al autobús escolar en donde se encontraba Malala y le dispararon con un fusil alcanzándola en el cráneo y en el cuello.
La joven fue internada en un hospital de la capital de su país, donde le extrajeron una bala que tenía alojada cerca de la médula espinal. Luego fue trasladada a Gran Bretaña, con el objetivo de programar las cirugías reconstructivas que se debían realizar por las heridas sufridas.
Tuvieron que implantarle una placa de titanio en el cráneo y también un dispositivo auditivo en el oído izquierdo.
Desde entonces, Malala vive en Gan Bretaña, allí continuó con sus estudios y creó un fondo de ayuda para la educación de las niñas de su país.
En cada oportunidad que tiene de manifestarse públicamente reinvindica el poder de la palabra para luchar contra el terrorismo y para defender el derecho a la educación igualitaria.
Mientras en Occidente se la aplaude, en su país se la sentencia. Ella y su familia están amenazados de muerte por el régimen talibán: " Si tenemos una nueva oportunidad, definitivamente la mataremos y nos sentiremos orgullosos de eso".
Luego de escuchar esta declaración, Malala, lejos de amilanarse anunció:
"Quiero ser política. Sueño con ser electa Primera Ministra de Pakistán, así podré invertir más dinero en la educación".



"TENIAMOS DOS OPCIONES, HABLAR O MORIR. DECIDIMOS HABLAR"

Comentarios

Entradas populares de este blog

GABRIELA MISTRAL Y ROMELIO URETA

ANTONIO MACHADO Y PILAR DE VALDERRAMA, AMOR SECRETO

ILSE KOCH, LA BRUJA DE BUCHENWALD